¿Por qué anteponer la Protección Colectiva a la Individual?


Por Sentido Común y quince Razones más

Como primera medida de seguridad se debe evitar el riesgo y, solo cuando éste no sea evitable, se procederá a su evaluación y puesta en marcha de las medidas necesarias para controlarlo, reducirlo o eliminarlo.

Cuando no es posible eliminar los riesgos mediante métodos o sistemas de organización y planificación del trabajo, se debe recurrir a los medios de protección colectiva.

Las actuaciones directas sobre el trabajador están justificadas cuando los combates, contra el foco y sobre el medio de transmisión, han sido imposibles o insuficientes.

En definitiva, las protecciones individuales o personales pueden emplearse como medidas complementarias, pero nunca sustituir a la protección colectiva.

1. Porque son Sencillas

Pueden ser montadas sin gran esfuerzo y no provocan complicaciones adicionales.

2. Porque son Dóciles

Resultan fáciles de acopiar a pie de obra, montar, desmontar y almacenar.

3. Porque son Cómodas

No molestan ni a los trabajadores ni a la ejecución de los trabajos.

4. Porque son Focales

Combaten el riesgo en el mismo lugar en que se produce, es decir, en su origen o foco, siendo más fácil controlarlo.

5. Porque son Continuas

Ofrecen sistemas compuestos de partes unidas entre sí que extienden sin interrupción y cubren cualquier abertura, conducto o paso.

6. Porque son Verificables

Siendo de fácil inspección y control, permiten que una persona competente compruebe y certifique su correcta instalación.

7. Porque son Versátiles

Se ajustan y adaptan fácilmente a las diferentes necesidades en cualquier fase de trabajo, pudiendo ser usadas en distintas obras.

8. Porque son Eficaces

Están diseñadas y fabricadas expresamente para garantizar la mejor solución de protección posible, impidiendo o limitando la caída de personas a distinto nivel.

9. Porque son Convincentes

Transmiten tranquilidad a los trabajadores y les permiten paliar la sensación de inseguridad y miedo a precipitarse desde una altura.

10. Porque son Exitosas

Disminuyen radicalmente la probabilidad de sufrir accidentes en el trabajo.

11. Porque son Fuertes

Están constituidas por materiales rígidos y sólidos.

12. Porque son Duraderas

Con una mayor resistencia mecánica y un mejor acabado permanecen inalterables durante más tiempo lo que contribuye a reducir los costes.

13. Porque son Rentables

Ofrecen bajo coste y facilidad de reutilización, reposición o reparación.

14. Porque son Infalibles

Implantadas, ubicadas y utilizadas convenientemente, impiden que se materialicen los riesgos y están exentas de riesgo en sí mismas.

Se presupone que estos sistemas son seguros si cumplen con la norma correspondiente.

15. Porque están Garantizadas

Se debe priorizar el uso de sistemas que cumplan con la norma correspondiente, si la tienen.

Si se ha de elegir entre dos sistemas de protección con un nivel técnico semejante y uno de ellos es un producto certificado y otro no, es aconsejable utilizar siempre el certificado por una entidad certificadora.

Por ello, para justificar que cumplen con dichas normas, es recomendable que se soliciten los equipos que están certificados por entidades ajenas a la empresa fabricante y que estén acreditadas*.

Si se han de emplear protecciones colectivas para las cuáles no exista ninguna norma que especifique sus requisitos, se deberá justificar técnicamente mediante cálculos y ensayos, teniendo en cuenta los códigos de buenas prácticas y el estado actual de los conocimientos y de la técnica.

* En España por ENAC